Viajando Con Pasaporte Colombiano

El café más caro del mundo es una caca

el-cafe-mas-caro-del-mundo-cacaDespués de una breve escala en el majestuoso aeropuerto de Dubai, donde ríos de personas fluyen sin parar, no en vano fue el aeropuerto con más tráfico internacional del mundo en el 2015, con una variedad de razas e idiomas tan  rica, que casi parece presenciar un episodio bíblico de la torre de babel, finalmente llegué a mi destino final, Ho Chi Minh city. La ciudad con mayor población de Vietnam, aproximadamente 9 millones de habitantes, localizada al extremo sur del país.

Un poco aturdido aún por el cambio horario y las eternas horas de vuelo, me aventuré a cruzar la calle justo al salir del aeropuerto. Como buen e inconsciente occidental, pretendía hacerlo cargando unos 30 kilos de mochilas, probablemente llenas de artículos en su mayoría innecesarios, bajo los 32 grados centígrados habituales a mediados de febrero. Frenesí absoluto. Miles de motos circulaban como abejas después de que su panal ha sido golpeado, abejas sin espejos retrovisores, que no picaban pero si pitaban. Nadie se detenía ante un peatón medio dormido e indefenso, y las cebras pintadas en la calle parecían ser solo primas lejanas y olvidadas de las salvajes cebras africanas. Pero en medio del caos reinante, me encontré ante una armonía sutil que gobernaba el momento. Nada de gritos, nada de insultos ni evocaciones impropias a la madre de nadie, ninguno se estrellaba y sobre todo, la calma en los rostros vietnamitas permanecía impasible. Al final, todos los vehículos de alguna forma misteriosa siempre encontraban un camino para esquivar al peatón. Me quedé maravillado.

vietnam-calles

Finalmente del otro lado de la calle, casi sordo por los pitos y después de haber perdido unos 3 años de vida en el intento, me encontré frente a frente con una señora de unos 60 años que me sonreía. Una sonrisa amigable e inmortal, que dejaba ver cada uno de sus dientes, completamente negros, como carbón, negros.

Debo ser honesto, se me revolvió el estómago, y por días me quede pensando en lo mal que me sentía por la oscura dama. Afortunadamente, más tarde aprendí que simplemente era una de las tantas sorpresas fascinantes de Vietnam. Mientras en casi todo el mundo, la gente se empeña en encontrar el santo grial de unos dientes blancos perfectos, la tribu de la montaña Lu al norte de Vietnam, de donde probablemente provenía la sonriente señora, ha mantenido por generaciones su estándar de belleza propio. Una sonrisa perfecta es negra, y para ello hay que mascar día y noche hojas de la nuez de areca.

Mi llegada a Ho Chi Minh city estuvo seguida de un par de días de descompresión, donde para combatir el calor y la humedad extrema, terminé desarrollando una adicción al delicioso café vietnamita. De sabor intenso, servido en cualquier esquina por menos de un dólar, normalmente con hielo y leche condensada. Ante la sorpresa de mi ignorancia, por encima de Colombia y por debajo de Brasil, Vietnam es el segundo mayor productor de café del mundo.

Freelance travel photographer

A lo largo del viaje, entre café y café, en las conversaciones con otros extranjeros que también derretidos huían del sol y con los pocos locales con los que lograba comunicarme por la gran barrera del idioma, siempre terminamos contando nuestras experiencias en las calles vietnamitas, y discutiendo la naturaleza de esa armonía extraña, irónicamente ruidosa y casi mágica del tráfico en la ciudad. Nunca hubo una conclusión definitiva, pero al parecer, la respuesta mas convincente es que esa armonía es uno de los frutos de la mezcla entre el budismo y la tradición confuciana, grabada en el ADN de los vietnamitas por lo chinos que ocuparon este maravilloso país por más de mil años. El énfasis en el individuo se desvirtúa, y en vez se dirige hacia el rol dentro de la sociedad, y por ende, la consecuencia es la búsqueda constante de un equilibrio colectivo.

En realidad, no se si me quedo muy claro, pero fue precisamente en una de esas tantas conversaciones, en las que mi amigo Long, nativo de la ciudad de Da Nang, en el centro oriente de Vietnam, me introdujo a un gran personaje del sudeste Asiático. La entrañable, solitaria y tímida civeta.

Kopi-Luwak-CivetaLa civeta de palma Asiática -Paradoxurus hermaphroditus-, es una especie de mamífero omnivoro de la familia Viverridae. La civeta sale en las las noches de frío y humedad del bosque y se dirige hacia las plantaciones de café cultivado en las fértiles tierras altas, alrededor de la capital del café de Vietnam, Buon Ma Thuot. Sus expediciones están motivadas por su gran debilidad, los deliciosos frutos maduros de café. Cuenta con una larga nariz que ha contribuido a incrementar su prestigio como experta en la selección de los mejores granos, y gracias también a otra gran peculiaridad, ha estado condenada a ser llamada la gallina de oro del sudeste Asiático. La civeta digiere la carne del fruto pero no es capaz de procesar la semilla a lo largo del sistema digestivo. En vez, sus encimas estomacales fermentan la semilla y descomponen las proteínas. El resultado en la mesa es un café espectacular con sabor intenso, ligeramente ahumado y con notas de chocolate.

Lo ha entendido correctamente, las heces fecales de la civeta se recogen y procesan, dando lugar al café conocido en Vietnam como ca phe chon, que se produce también en Filipinas e Indonesia. El nombre más famoso a nivel internacional de este particular producto es el que recibe en Indonesia, Kopi Luwak, inmortalizado en un dialogo entre Jack Nicholson y Morgan Freeman en la película The bucket list.

De acuerdo al diario ingles The Guardian, este es el café mas caro del mundo. Justificado teóricamente por la muy limitada producción y por su categorización comercial como lo más de lo más, una taza de este sabroso elixir puede costar entre 30 y 100 dólares en tiendas especializadas en ciudades como Nueva York ó Londres. En Ho Chi Minh City (Vietnam) se pueden encontrar marcas de lujo ofreciendo los granos de café a precios que oscilan alrededor de los 500 dólares el kilo, mientras que la famosa tienda Harrods en Reino Unido ofrece 100 gramos por la módica suma de 200 libras esterlinas (aproximadamente 290 dólares). Al parecer, el mundo esta lleno de gente con caprichos particulares.

CIVETAIrónicamente el consumo del café más caro del mundo tiene un humilde origen proletario. En el siglo XVIII los Neerlandeses trajeron el cultivo de café a sus colonias en las islas de las Indias Orientales Neerlandesas. Los campesinos y trabajadores locales tenían rotundamente prohibido tomar los frutos de café para su uso personal. Ante tanta curiosidad de la famosa bebida, pronto se dieron cuenta que los granos permanecían enteros en las heces fecales de la civeta, que consecuentemente limpiaron, tostaron y procesaron para su deleite.

El sabor es realmente tan particular, que pronto la fama se extendió a los dueños de las plantaciones, volviéndose el café favorito de los neerlandeses.

Desafortunadamente el desenlace de la historia no ha traído exactamente fortuna para la gallina de los huevos de oro asiática. La tala indiscriminada de arboles para la siembra de café esta destruyendo su ecosistema natural y lo peor, para generar niveles de producción acorde a la demanda del mercado, las civetas están siendo enjauladas en condiciones deplorables a lo largo del sudeste Asiático y forzadas a comer exclusivamente granos de café en situaciones de crueldad extrema.

Sin embargo, en respuesta a la presión de varias campañas lideradas especialmente por diarios ingleses y a las redes sociales, la industria ha comenzado un proceso de profesionalización, y ya existen varias certificaciones en el sudeste Asiático para garantizar que la  producción se efectúe bajo condiciones de sostenibilidad.

Parece que aún hay esperanza para la pobre civeta.


SI USTED VA A VIETNAM..
.

  • El éxito en atravesar la calle es nunca detenerse, tener cuidado, pero como un boxeador en el ring, jamás dejar de mover las piernas, el que piensa pierde!.
  • La compañía vietnamita The Mountain’s legend promociona la producción sostenible del ca phe chon y la protección de la civeta. Su marca de bandera es LEGEND REVIVED y es posible adquirir el famoso café en los establecimientos de Ho Chi Minh City que llevan ese mismo nombre a precios razonables.
  • Hay una joya oculta para sibaritas en el centro de Hanoi, la capital de Vietnam. En la tienda de LEGEND REVIVED junto al lago Ho Hoan Kiem, hay que preguntarle a las empleadas donde se puede tomar una taza del ca pe chon. Alguna de ellas le conducirá a una entrada sospechosa un par de puertas al lado. Se debe atravesar un pequeño callejón un tanto sombrío, subir unas escaleras, y allí le abrirá la puerta Nguyen, administradora del Civet coffe. Una taza allí puede costar entre 11 y 50 dólares, pero el local tiene unas vistas privilegiadas al lago y Nguyen encantada le dará una charla que le dejara con ganas de otra taza.

 

boda-en-italia-siciliaBIOGRAFÍA: Luis Marín

Soy un Ibaguereño con la oportunidad de vivir en la maravillosa ciudad de Barcelona desde hace 6 años. Formalmente hablando, he trabajado en consultoría estratégica de negocios en Latinoamérica y Europa, especializándome en el sector farmaceútico, pero sobre todo, soy un gran apasionado de buscar intercambios culturales en cualquier rincón que se atraviese. Hace poco descubrí que mi abuelo paterno fue un filósofo liberal, que plasmaba sus ideas revolucionarias en periódicos Colombianos bajo el seudónimo de Martin Fierro. Y esa especie de deuda familiar, sumado al instinto natural de un buen lector, han comenzado a incubar este deseo de contar historias, y como temática para comenzar, ¿qué alimenta más el espíritu que rodar por el mundo?

Artículos relacionados

Related Posts

error: Content is protected !!