Viajando Con Pasaporte Colombiano
La experiencia de ser voluntario en un Kibbutz

La experiencia de ser voluntario en un Kibbutz

voluntario-en-kitbuz-jerusalemQue a tus 21 años tengas la posibilidad de viajar al otro lado del mundo, con 4 amigas, a convivir en un lugar maravilloso por 6 meses, aprender de otra cultura, conocer gente de todo el mundo y trabajar por ti mismo por primera vez no tiene precio, pero si una responsabilidad muy grande a esa edad, definitivamente, es el regalo más grande que te puede dar la vida, y hablo de responsabilidad porque por primera vez en la vida vas a estar solo, muy lejos y vas a demostrarte a ti mismo lo que aprendiste en tu hogar.

Y esa fue mi experiencia, tuve la posibilidad de vivir por 6 meses en el Kibbutz Ein Gev, muy cerca de Tiberias en Israel, y para mí la mejor vivencia que haya tenido. Para los que no sepan que son los kibbutz, estos son comunidades que se formaron hace muchos años en Israel, con el propósito de auto subsistir, en un principio eran de carácter agrícola, pero hoy, ya hay grandes fábricas, complejos turísticos y otras modalidades; los miembros de un kibbutz, deben trabajar dentro  y aportar todo a su comunidad, aunque realmente esto ya ha cambiado mucho, es ahora mucho más flexible.

Dentro de esta estructura existe, la figura de los voluntarios, estos son personas de todo el mundo que son aceptados en estos para trabajar en cualquiera de las funciones que se ejecuten allí a cambio de alimentación, vivienda, y un pequeñito pago (aunque desde que estuve hasta hoy, han cambiado también mucho estas condiciones)

Pero más allá de esto, el canje perfecto, y por lo que vale la pena ser voluntario de un kibbutz, es por lo que se aprende y se vive.
Cuando estaba estudiando mi carrera en la universidad, decidí hacer mi segunda práctica en otro país, y siempre tentada por conocer Israel decidí hacerlo en un Kibbutz, la universidad me la aprobó y fue así que viaje con 4 amigas hacia Israel; la verdad, debo confesarlo, averigüe mucho sobre estos, pero en ningún momento me vincule a ninguna organización o entidad que me ayudara a gestionar la visa de voluntaria o el ingreso al país, todo lo hicimos muy a la deriva y al final nos fue bien, pero definitivamente es un gran riesgo tratar de entrar a Israel sin los documentos necesarios (Ahora existe en Bogotá el Kibbutz Programcenter y a través de ellos pueden gestionar todo).

Como siempre al llegar al aeropuerto de Tel Aviv, fue un complique, nos tocó esperar 7 horas a que nos aprobaran la entrada al país, y estuvieron a punto de devolvernos en el primer avión, pero bueno, luego de explicar que queríamos y de hablar con el ministerio del interior nos permitieron entrar.

Como no habíamos coordinado nada desde Colombia, pues decidimos irnos al kibbutz que más nos había gustado de los que habíamos visto en internet….Kibbutz Ein Gev, situado a la orilla del mar de galilea muy cerca de Tiberias, una zona en el norte de Israel hermosa y tranquila; así quellegamos allí, muy cansadas , 5 mujeres de Colombia a preguntar en una portería si podíamos ser aceptadas….. yasí fue que como llegamos en verano en una época en las que se necesita mucha ayuda en el trabajo, fuimos súperbienvenidas.

Al llegar allá todo es diferente, no solo porque debes adaptarte a un país extraño y a una cultura muy distinta, sino porque en realidad tu no entiendes que es un kibbutzhasta que estas allí y vives la experiencia.
Pero fue así que, día a día fuimos aprendiendo esta nueva forma de vivir. Éramos aproximadamente 40 voluntarios de todo el mundo que vivíamos en habitaciones de a 2 en pequeñas casitas a un extremo del kibbutz, teníamos un centro de voluntarios con cocineta, sala de televisión e internet.

La mayoría de los voluntarios eran Europeos o Sur Africanos, de edades entre los 19 a los 27 años, aunque a veces había unos mayores.

Pasábamos los días, trabajando en las mañanas en el lugar asignado para cada semana por ejemplo: la cocina, el jardín, la casa de los ancianos, la pesca, lavandería, recolección de frutas, restaurante, el hotel etc..Normalmente cuando llegas te cambian constantemente de trabajo, pero poco a poco te van acomodando en un solo lugar de acuerdo a las capacidades que ven en ti. Casi siempre el horario de trabajo es en la mañana y las tardes las puedes destinar para lo que quieras, así que nosotros aprovechábamos para ir a la playa, hacer picnics, BBQ, jugar algo, compartir con los demás voluntarios y pasear por los alrededores.

Los fines de semana no parábamos de hacer fiestas o ir al Pub que teníamos dentro del Kibbutz, y en los días que acumulábamos libres nos íbamos a conocer todo Israel e incluso Egipto.

Lo más valioso de estar en un kibutz, es aprender un poco de las tradiciones de todos, esto te abre la mente de una forma que no te puedes imaginar, no solo tienes acceso a las fiestas o celebraciones judías e israelíes, sino que día a día compartes comidas y tradiciones con tus amigos de otros países. Realmente haces una familia, empezando por la líder de voluntarios, que siempre será nuestra mama en Israel.

Para mí, es el regalo más grande que se le puede dar a un joven, la oportunidad de ser voluntario en un Kibbutz, personalmente si tuviera hijos preferiría esto a enviarlos a estudiar inglés en un país más cercano o parecido a nosotros. Lo repito, para mi gusto, ya que realmente se aprende que el mundo es tan grande y tan variado, que desde joven entiendes que debes respetar y valorar cada cultura.

Fue así, que junto con mis amigas, vivimos la mejor experiencia de nuestras vidas, conocimos gente hermosa que aún son nuestros amigos, llenamos nuestra cabeza de inolvidables recuerdos y aprendimos que el acento, el idioma, la religión, la política o el color no nos hace incompatibles con el resto del mundo, por el contrario, nos enriquece enormemente.

 Tips para ser voluntario en un Kibbutz en Israel

  • Contáctate con el Kibbutz Program center, ellos te pueden asesorar en todo , y así evitarte dolores de cabeza, en Facebook los puedes encontrar como Kibbutz Israel
  • Coordina muy bien, la época para ir, sinceramente disfrutar del verano en Israel, es lo máximo.
  • Prepárate para convivir con personas del todo el mundo, razas, personalidades, pero prepárate también para la diversión.
  • Aprende a decir no, y a ejercer tus valores y tus costumbres, en una comunidad tan abierta vas a encontrarte con propuestas en las que debes ser muy fuerte de personalidad.
  • Trata de escoger un Kibbutz, donde el clima no sea tan fuerte ya que el trabajo es duro y con tanto calor, puede ser complicado.
  • Disfruta al máximo cada experiencia, pero también trabaja con responsabilidad, se muy educado y apórtale a esta comunidad, los colombianos tenemos una muy buena imagen de serviciales, trabajadores y buenas personas allí.

Related Posts

error: Content is protected !!