Montar en Bus en Vietnam, es otro cuento :/…

, , ,
colombianos-viajando-vietnam

Tomamos un bus para otra ciudad dentro de Vietnam, a 14 horas de donde estábamos, desde Ho Ian a Ha Noi . Compramos “Primera Clase” porque supuestamente era barata y podríamos dormir bien toda la noche mientras viajamos.  El bus no era de sillas sino de camas. Muy felices nos montamos al bus y hasta nos tomamos foto y todo, súper pinchados.

Nos acomodamos en nuestras camas y ¡no cabíamos! lo que pasa es que en este país la gente es muy chiquita y Luis y yo somos “altos y trosos”, somos “súper grandes” (según ellos)

Vimos que en las camas de atrás si podríamos caber, así que como pudimos le preguntamos al asistente del conductor que si nos podíamos pasar a las dos camas disponibles .A uno de los asistentes lo llamaremos el jovencito, y al otro el pelo paradito. El primero nos entendió después de muchas señas que hicimos pero nos dijo que no podíamos pasarnos. Luis y yo pensamos que quizás estarían reservados para otros pasajeros que recogerían más adelante.

La primera parada fue solo una hora después de arrancar, y también fue la primera “botada de tapa”, grrr . Estaba muy mareada, montar en bus de cama es como emborracharse! terrible! nunca me había pasado.

Y así fueron las siguientes 4 horas.  Justo ese día me había dado un gran banquete (llevábamos 11 días en Vietnam) y además era mi primera vez viajando acostada, así que tuve que dejar mi cama primera clase y tomar la única silla normal y sencilla que había en el bus, la del asistente del conductor, el chico peli paradito. Obviamente me la cedió gustoso y se fue a dormir a la cama cómoda de atrás. Y lo hizo todo el viaje, su pelo paradito me lo reveló al final.

Total estaba súper feliz con el universo por ese cambio, !muy feliz! mi estómago lo agradeció, me sentía mejor, “ahora sí a hacer una siesta”, pensé. Eran las 8:00 pm y estaba agotada. Entre abrir y cerrar mis ojos pude ver al conductor redondito, muy grande y sus ojitos rasgados. Pero para mi sorpresa sus ojos estaban más cerrados lo normal, eran un par de rayitas. Claro! se estaba durmiendo. Noooooo!, ojitos rayitas, mentón en el pecho, bus andando en zig zag todo el camino y mi corazón en la mano al pasar sobre los puentes, y sus dos asistentes bien dormidos, cada uno en una cama. No sabía qué hacer, sólo lo observaba y me sorprendía al verlo conducir dormido. ¡wooww se sabía el camino!

luis-barreto-vietnam-4

Que increíble, ya eran las 11:00 pm y no me aguanté , le di una palmada en el brazo !Taz!  Se sacudió la cabeza, me miró y se rió, yo también reí pero, la verdad, no sabía cómo decirle, que parara y durmiera, que afán no teníamos, pero él no sabía inglés y además estaba manejando y yo no sabía vietnamita, así que tuvimos que entendernos con señas. Al final lo logramos y con las manos y la cabeza me dijo que si tenía muuucho sueño, pero que estaba bien, que no iba a parar a dormir, que mejor me durmiera yo. Pero la verdad a mí se me fue el sueño de pasar de primera clase a ser la asistente del conductor despertándolo constantemente con palmadas en el hombro.

Finalmente despertó el asistente jovencito y se acercó al conductor, cambiamos de puesto y de cargo ¡pero en menos de 10 minutos estaba en otra cama roncando como un león! Yo no me pude dormir, Luis solo reía.  A las 2 :00 a . m . hicimos una parada para ir al baño y descansé. Cuando bajamos del bus había un cajón con muchas chanclitas para todos (al bus la gente se monta descalza y las chanclitas se comparten para salir a la calle y entrar al baño) me tocó ponerme unas, lo malo es que mojadas no es tan chévere

Tan pronto salimos del bus, el peli paradito estaba orinando al frente mío, yo volteé en busca de baño y vi que las chicas frente a mí se bajaron los pantalones, hicieron cuclillas y a orinar. Me devolví para mostrarle a Lucho la situación tan chistosa y me fui en busca del baño, pero…  ¡era ése!, ahí en la calle, delante de todos y con todos, para eso eran las chanclitas y los pantalones remangados, así que Luis se volteó a hacer lo suyo y pues yo hice cuclillas para hacer lo mio ¡ops!

Cuando me monté al bus no vi al conductor, estaba dormido en las sillas grandes de atrás ¡Claro eran para él! Y ¿adivinen quién era el otro conductor? El peli paradito que lo único que hizo fue dormir desde las 4:00 p.m. y sólo condujo las 4 últimas horas del viaje %#}@ Bueno, al final me reí mucho de todo and… we are still alive!

luis-barreto-vietnam-6-2